Remember Me

Remember Me

Juego estándar con alguna idea interesante

Remember Me es la nueva franquicia de Capcom que vendría a ser la respuesta a otras sagas parecidas tipo Assassin’s Creed. Se trata de un juego en tercera persona, muy guionizado, con secciones de acción y plataformas dirigidas, ambientado en un futuro hiper tecnológico. Remember Me presenta varias carencias en su jugabilidad, fallos de cámara o de control y es, en resumen, un juego muy repetitivo. A destacar la música y el diseño artístico, ambos apartados muy por encima del resto del juego. Ver descripción completa

PROS

  • Diseño artístico y música
  • Algunas ideas sueltas
  • Las secciones de remixes de memoria

CONTRAS

  • Lineal y repetitivo
  • Sistema de combate
  • Cámara

Útil
6

Remember Me es la nueva franquicia de Capcom que vendría a ser la respuesta a otras sagas parecidas tipo Assassin’s Creed. Se trata de un juego en tercera persona, muy guionizado, con secciones de acción y plataformas dirigidas, ambientado en un futuro hiper tecnológico. Remember Me presenta varias carencias en su jugabilidad, fallos de cámara o de control y es, en resumen, un juego muy repetitivo. A destacar la música y el diseño artístico, ambos apartados muy por encima del resto del juego.

Ideas desaprovechadas

Remember Me sigue la historia de Nilin, una “cazadora de recuerdos” en un mundo futurista donde comprar, compartir y trapichear con los recuerdos es el pan de cada día. Las grandes compañías desean cambiar (y de hecho lo hacen) recuerdos de gente para favorecer sus intereses, y a partir de ahí se genera una trama que, aunque caótica al principio, luego se vuelve bastante interesante.

Pero una historia correcta no siempre justifica un videojuego. Al principio Remember Me apunta buenas maneras, pero tras 3 ó 4 capítulos te percatas que nada termina de cuajar correctamente en el plano jugable. Y es que generalmente cuando un juego sigue teniendo tutoriales a mitad de juego es que hay algo en el diseño de jugabilidad que no se ha hecho bien.

Remember Me tiene tres secciones jugables muy bien diferenciadas. Por un lado encuentras las secciones de plataforma y escalada de edificios/paredes, inspiradas en juegos como Prince of Persia o Assassin’s Creed. No hay mucho a comentar al margen que son secciones largas y repetitivas. No he encontrado diferencia alguna entre los saltos del primer capítulo a los saltos de del final. No hay evolución y sin ésta no hay diversión.

Las secciones de plataformas son las que te dirigen por los niveles. Todo es muy lineal, sin caminos alternativos o posibilidad de perderse. De hecho Remember Me te marca constantemente el camino a seguir con una flecha holográfica. No tienes ni que pensar ni investigar: el propio juego te lo da todo bien mascado.

Ocasionalmente encuentras puzles de escenario: cosas para mover, pulsar botones, etc. Incluso puede que necesiten habilidades muy básicas que Nilin va adquiriendo según avanza el juego. Pero de nuevo, los puzles son obvios y de dificultad nula, no deberían llamarse ni puzles.

Entre paseo y paseo saldrán combates para entretenerte. Las luchas en el juego giran en torno a la “creación de combos personales” que puede parecer una fantástica idea pero que se queda, como el resto del juego, a medio camino. No puedes modificarlo todo: solo eliges el tipo botón a pulsar no su posición dentro del combo. Conforme avanzas en el juego podrás añadir más botones a los combos haciéndolos más poderosos.

Otro aspecto criticable del combate es que solo hay 4 combos diferentes. Es cierto que según la combinación de botones consigues diferentes efectos como curarte, más potencia o regenerar el tiempo de uso de los poderes especiales. Pero eso no te hace olvidar que en el fondo, solo hay 4 combinaciones para memorizar en los combates.

Entre lo de los combos, que no puedas protegerte (solo esquivar), que los enemigos tengan una única IA, que además tampoco puedas marcarlos, y el movimiento de cámara que es realmente malo, los combates no son ni satisfactorios ni divertidos.

Finalmente llegamos al punto bueno de verdad de Remember Me: los remixes de memoria. El juego podría haber girado en torno a esta idea y habría resultado ser un título diferente y seguramente más divertido.

En los remixes de memoria cambiarás los recuerdos de algunos personajes “editando” en tiempo real el vídeo del recuerdo. Cambias algunos detalles, mueves y modificas algunos objetos, y el resultado del recuerdo cambia radicalmente, lo que da lugar a que la trama avance. El concepto es bueno y está bien ejecutada, es el corazón de Remember Me, por eso no entiendo por qué solo hay 4 de estos remixes en todo el juego.

Una cámara para olvidar

Como juego en tercera persona no hay muchas diferencias respecto a otros juegos similares a la hora de ejecutar los movimientos habituales. Sin embargo es cierto que el control es, como mínimo, algo extraño. Nilin se mueve como un pato y le cuesta girar sobre sí misma, los saltos son semiautomáticos y no siempre precisos, los combates tienen un tempo algo lento (aunque te acostumbras), hay QTEs…

Lo peor es sin dudarlo la cámara que nunca apunta donde debey la necesidad que tiene el juego de llevarte de la mano en todo momento.

Buen diseño artístico y música

El diseño artístico es lo que empuja hacia adelante el apartado técnico. Realmente está muy logrado y el mundo que se presenta ante tu ojos tiene personalidad. La suficiente como para llevar ese material a la gran pantalla si quisieran.

El motor gráfico utilizado es Unreal 3.0, relativamente optimizado pero no aprovechado al máximo. No es un juego que te deje sin palabras, es más bien agradable de ver pero sin pretensiones de ningún tipo. La música por su parte es un gran acierto. De aparición ocasional los temas encajan bien en ese mundo futurista y tienen fuerza para los oídos.

Superficial

Remember Me es un juego correcto. No destaca en nada en especial y tiene algunos problemas serios a la hora de ofrecer su jugabilidad. Es de mecánica repetitiva y tiene un control caótico. Posiblemente hayan bastantes jugadores que logren disfrutar las 8-10 horas que tiene en su interior porque tiene una dificultad muy llevadera y es raro quedarse atascado. Pero si buscas un juego un poco más profundo, ni que sea un poquito más, Remember Me te dejará a medias en casi todo.